Semirrígidos

La principal ventaja es su fondo de poliéster reforzado con fibra de vidrio en forma de "V", que le otorga mejores condiciones de maniobrabilidad y velocidad en su navegación.
Debido a su diseño, es casi imposible que estas embarcaciones se hundan o se den vuelta.

Los tubos que las rodean se dividen en tres partes, llamadas estancos, que se inflan con un fuelle en tan sólo 15 minutos. En caso de que uno se pinche, se equipara con el aire de las otras secciones, y esto permite seguir navegando.

El semirrígido navega mejor que un gomón y su fondo, al ser compacto, no sufre deformaciones, lo que permite un planeo franco similar al de una lancha. Además, gracias a su fondo, tiene una mejor resistencia al paso de los años.

Otra ventaja que tienen estos botes es que no les entra agua y que poseen asientos o butacas que permiten a sus tripulantes acomodarse cómodamente.



© 2016 Astillero Tozzoli. Todos los derechos reservados| Design by Franzoni